Si has tomado la decisión de irte a vivir con tu pareja o si estás consultándolo con la almohada… Necesitas saber esto que voy a contarte.

Los que tienen miedo al compromiso acaban de irse, así que ahora mismo aquí solo quedan los valientes. Los que han dicho sí a compartir armario, estanterías en el baño, a escuchar el despertador de la persona de al lado cinco veces cada mañana y eso de “vamos a hacerlo así porque es como lo hace mi madre”. Sabes de lo que hablo; ¿no?

Bien, pues con todos estos pequeños detalles no voy a meterme. Ya te encargas tú de gestionar el armario lo mejor que sepas y ánimo con las tardes que te quedan en Ikea. Pero hay algo que seguro que todavía no habéis hablado, un tema un poco complicado, que da pereza y respeto pero que toda persona que se va a vivir con su pareja tiene que afrontar: los gastos en pareja.

Y es que ahora ya no solo compartís las cenas de los sábados… También muchas suscripciones: alquiler o hipoteca, luz, agua, electricidad, impuestos, plaza de garaje, cuota de comunidad, muebles, gasolina... Qué bonito era todo en casa de tus padres… ¿eh?

‍

Bienvenido a tu nuevo hogar: los gastos en pareja.

Sabes lo importante que es encontrarle un hueco a la Play, ¿no? Cuanto antes lo hagas, mejor. Pues así es la economía en pareja: cuanto antes se deje clara, mejor irán la convivencia y la relación. Así que, ¡apunta estos 5 consejos!


💳

Abre una cuenta conjunta.

El primer paso es abrir una cuenta conjunta, allí podréis ingresar cada uno mensualmente la cantidad que decidáis. No te asustes, pero es lo más sencillo para prevenir problemas. Con ese dinero podréis pagar la suscripción de hipoteca o alquiler y cualquier otro tipo de gasto que, a partir de ahora, será de los dos.


📊

Lleva un control de vuestros gastos.

Es muy importante conocer tooooodos los gastos que tendréis a partir de ahora, para saber cuánto se os irá en cada uno de ellos al mes. Para eso, lo mejor, es incluir y gestionar todas tus suscripciones en la app de Polaroo ¡y dejar que sea Polaroo quien se encargue de optimizar tus facturas y avisarte de tus próximos pagos!


✈️

¿Próximo destino juntos? ¡Ahorrar!

Tener una cuenta conjunta es muy útil para hacer frente a los gastos comunes pero también para ahorrar para futuros planes. ¿Boda a la vista? ¿Comprar una casa? ¿O mejor un coche? ¡No todo va a ser gastar! Pensad cuáles son los objetivos financieros comunes que queréis afrontar juntos y cuánto dinero necesitáis para conseguirlos.  

Y también ahorrad para cualquier imprevisto. ¡Hay que ser previsores!


🗣

La comunicación es lo más importante.

Además de la cuenta conjunta, es importante que cada uno tenga una cuenta propia para sus gastos individuales, ya que cada uno es libre de decidir en qué gasta su dinero. Pero, por muy separadas que estén vuestras cuentas, ¡ya existe una vida en común a la que hacer frente!

Vivir en pareja supone compartirlo casi todo (la esponja nunca) 😎 y es importante que ambos sepáis en qué se va el dinero del otro. ¿Te apetece irte de viaje con tus amigos? Hazlo y, sobre todo, disfrútalo pero coméntale a tu pareja ese capricho que te apetece darte.

💛

Cede un poquito, anda.

Por último, para una buena convivencia, hay que saber ceder. No todos somos iguales, ni tenemos los mismos gustos. Y no hablo solamente de que odies las judías verdes y te toque cenarlas un par de veces al mes por complacer a tu pareja o que tengas que ver un par de series de Amazon Prime que detestas… ¡Hablo de vuestra vida financiera!

Quizá este mes te gustaría invertir en una televisión pero tu pareja prefiere pagar ese máster que lleva tiempo queriendo hacer o te encantaría irte de viaje con tus amigos, pero se casa la mejor amiga de tu novia y no hay dinero para ambas cosas… Hoy por ti y mañana por mi, ¡siempre es la mejor solución!