👨🏽‍⚕️ 5 pasos para mejorar tu salud financiera desde hoy

Se habla de salud financiera y de cómo mejorarla. Y de eso trata este artículo: de ayudarte a tener una buena salud financiera que te permita estar tranquil@ y vivir mejor.

Pero, antes, debemos saber qué es la salud financiera personal y de qué factores depende estar sano financieramente.


Qué es la salud financiera y de qué depende

Simplificando, la salud financiera es el equilibrio entre el dinero que entra en el hogar y el que sale. Sin embargo, ganar más de lo que gastas no es sinónimo de tener una buena salud en el ámbito de las finanzas personales. También es importante tener una buena capacidad de ahorro, así como contar con inversiones de las que obtener rendimientos.

Con estos tres elementos: equilibrio, ahorro, e inversión, podrás contar con suficiente dinero para asumir todos tus gastos y afrontar imprevistos futuros gracias a tus ahorros.

Entonces, ¿qué tengo que hacer para mejorar mi salud financiera?, te estarás preguntando.

Como todo en el mundo de la salud, tienes que partir de un diagnóstico de salud financiera.


Cómo saber si mis finanzas personales son sanas

Hay tres factores esenciales que tienes que analizar para saber tu nivel de salud financiera actual. Solo conociendo tu punto de partida, sabrás cuáles son los aspectos económicos que debes mejorar.

Cumplir con la regla del 50-30-20

El equilibrio en el uso de tu dinero es esencial. Por eso, es imprescindible saber a qué destinas tu dinero.

Haz un cálculo de cuánto dinero inviertes en gastos fijos, cuánto dinero te dejas en gastos variables y qué parte de tus ingresos ahorras. Ahora, calcula los porcentajes y compáralos con la regla del 50-30-20.

Si un 50% de tus ingresos se te van en gastos fijos, un 30% en gastos variables, y un 20% lo destinas a ahorrar, es que eres el equilibrio en persona. Si los porcentajes son diferentes, y ahorras menos de un 20% o destinas más de un 30% a los gastos variables, es que hay margen de mejora. ¡Así que no te saltes ni una coma!

👨🏽‍⚕️ 5 pasos para mejorar tu salud financiera desde hoy


6 meses de libertad económica

El ahorro es otro de los pilares básicos para tu economía personal. Como consecuencia, otra pregunta que debes hacerte para evaluar tu salud financiera es: ¿tengo suficiente dinero accesible para hacer frente a un imprevisto, accidente o gasto inesperado? Ese fondo de emergencia tiene que ser lo equivalente a seis meses de gastos fijos del hogar.

Si la respuesta es sí, prueba superada. Si, por el contrario, no tienes dinero líquido que te ayude a afrontar una pérdida de ingresos o cualquier otro gasto importante, sigue leyendo.

Invertir tus ahorros, ¡y que trabajen por ti!

La inversión de tus ahorros también es clave para estar sano financieramente. Los ingresos que esas inversiones te generan son claves para tener un colchón a largo plazo, y así poder asegurar tu jubilación y tu tranquilidad a nivel económico.

A lo que vamos, contesta a la pregunta: ¿tienes tus ahorros invertidos para que te generen ingresos a largo plazo? En caso afirmativo, ¡bien hecho! En caso contrario, todavía estás a tiempo de darle solución. Y te voy a contar cómo.


Qué tienes que hacer para mejorar tu salud financiera

¿Te has dado cuenta de que hay aspectos de tus finanzas personales que puedes mejorar, pero no sabes por dónde empezar?

Sigue estos 5 pasos para seguir y pon tu vida financiera en orden.

1. Lleva un presupuesto de gastos

Muchos no sabemos ni si cumplimos con la regla del 50-30-20. ¿Te pasa lo mismo? Probablemente sea porque no hagas un seguimiento de tus gastos mensuales y solo mires lo que gastas en la app de tu banco de vez en cuando, ¿verdad?

La solución es llevar un control de tus gastos personales o domésticos mediante un presupuesto. Puedes crearte un Excel donde incluyas tus ingresos y tus gastos (luz, alquiler, gimnasio, Netflix, peluquería, supermercado, estudios…) o usar una app como Polaroo, donde registrar todos tus gastos mensuales y las suscripciones que pagas de forma fácil y visual.

👨🏽‍⚕️ 5 pasos para mejorar tu salud financiera desde hoy

2. Elimina gastos innecesarios

Si has hecho el ejercicio anterior, puede ser que veas que no cumples con la regla del 50-30-20. ¿Destinas más de un 30% a gastos variables o no consigues ahorrar el 20% de tus ingresos? Probablemente es que estés gastando de más en gastos hormiga o innecesarios.

Piensa en las últimas compras que has hecho por Internet, ¿realmente necesitabas lo que has comprado? Acuérdate también de los cafés que tomas fuera de casa, o de las cervezas después del trabajo… ¡Reducir tus gastos hormiga puede ser un buen inicio!

3. Paga tus deudas

Tener deudas no solo sale caro, sino que además supone una preocupación extra que también repercute en tu salud. Por eso, es esencial liquidar tus deudas lo antes posible, para evitar que los intereses suban, ¡y solo solicitar préstamos que realmente necesites!

Lo más importante es diferenciar entre la deuda buena y la mala, ¡y evitar la deuda mala siempre! ¿Ejemplos de deuda mala? Un televisor que pagas a plazos, unas vacaciones que tardas dos años en pagar, los descubiertos en cuenta, o los pagos aplazados en las tarjetas.

4. Crea un fondo de emergencia

Cuando sepas cuáles son tus ingresos, cuáles son tus gastos, y de qué gastos puedes prescindir, podrás saber cuánto te queda.

Si la diferencia entre tus ingresos y tus gastos es positiva, ¡enhorabuena! Tienes un excedente. Ahora toca usarlo con cabeza y actuando de forma previsora. ¿Cómo? Poniendo ese excedente en un fondo para cubrir gastos inesperados o emergencias si surgieran (tocamos madera).

Lo ideal es que ese fondo de emergencia sea equivalente a la cantidad que destinas a tus gastos fijos del hogar durante un período de 3 a 6 meses.

5. Planifica tu ahorro

Una vez has creado el fondo de emergencia, dime: ¿te sigue quedando dinero?

Si la respuesta es sí (y ojalá lo sea), podrás determinar tu capacidad de ahorro y decidir cómo poner a trabajar tus ahorros por ti. Es el momento de tener en cuenta tu plan de jubilación y elegir las inversiones que te darán rentabilidad.

Si no sabes por dónde empezar, lo más recomendable es pedir la opinión de un experto o asesor, para que te ayude a elegir la opción más adecuada según tu perfil de riesgo.

Mejora tus finanzas personales para vivir más tranquilo

Evalúa tu salud financiera con 3 preguntas

En conclusión, primero de todo responde a estas tres preguntas:

1. ¿Cumples la regla del 50/30/20?

2. ¿A día de hoy, tienes disponible el dinero equivalente a 6 meses de gastos fijos?

3. ¿Tienes tus ahorros invertidos para que te generen dinero?

Si todas tus respuestas son positivas, ¡enhorabuena! Vas por buen camino (pero no bajes la guardia)

Si son negativas, aplica los consejos que te he dado para mejorar tu salud financiera.

Los beneficios de tener una buena salud financiera

¿Y por qué deberías invertir tiempo en aplicar estos consejos y tener unas finanzas personales sanas?

Fácil: porque mejorar tu salud financiera requiere tiempo, cabeza y dedicación, pero los beneficios de tener una vida financiera saludable son innumerables: usarás mejor tu dinero, te ahorrarás preocupaciones y evitarás el estrés financiero.


Si sigues estos consejos, disfrutarás de mayor tranquilidad en tu economía personal y familiar, y, al fin y al cabo, pagarás menos y vivirás mejor.

👨🏽‍⚕️ 5 pasos para mejorar tu salud financiera desde hoy
👨🏽‍⚕️ 5 pasos para mejorar tu salud financiera desde hoy
👨🏽‍⚕️ 5 pasos para mejorar tu salud financiera desde hoy
lo ÚLTIMO